Inside be quiet!

06.02.2020
Todo sobre la grasa térmica

La grasa térmica es uno de los componentes del PC que habitualmente pasa desapercibido para el común de los mortales. Eso no quiere decir que no sea importante... ¡En realidad es todo lo contrario! Vamos a mostrarle por qué no debe olvidar nunca para qué sirve y cómo usarlo correctamente.

Basta echar un vistazo a la superficie de una CPU y se puede ver que es perfectamente suave, igual que la placa base de un refrigerador de CPU. Pero si observamos más detenidamente a través de un microscopio potente, podremos ver un paisaje rugoso que es inevitable debido a la producción mecánica de estos componentes. Si nos limitamos a empujar la CPU y el refrigerador una contra otro, se producen minúsculas bolsas de aire en las superficies, y este aire es notoriamente malo a la hora de conducir el calor: estas bolsas llenas de aire acumuladas reducen drásticamente la transferencia térmica desde la CPU hasta refrigerador, lo que ejerce un efecto claramente negativo sobre las temperaturas, el rendimiento y la vida útil de la CPU.
Por eso entra en acción la grasa térmica: su función es nivelar estos cráteres y protuberancias. Debido a la presión de compactación entre la CPU y el refrigerador, la grasa se distribuye uniformemente por las superficies y crea una suave película que garantiza una transferencia térmica óptima. La grasa suele ser un compuesto que consta de aceite de silicona y óxido de zinc, aunque se puede incrementar su conductividad térmica añadiendo elementos de aluminio, plata, cobre o incluso diamante, lo que mejora la calidad de la grasa pero, naturalmente, también hace más cara. Existe la alternativa de metal líquido en lugar de grasa térmica, lo que ofrece una conductividad térmica aún mayor, pero también resulta incluso más caro, más difícil de aplicar y no se puede usar en superficies de aluminio, por lo que solo es recomendable para usuarios experimentados.

Al aplicar grasa térmica por primera vez suelen surgir siempre las mismas preguntas: ¿cuánta debo usar? ¿Cómo se aplica correctamente? La respuesta más sencilla es: tome la jeringuilla suministrada, apriete una bola aproximadamente del tamaño de un guisante en el medio de la CPU e instale el refrigerador encima. La presión aplicada por los tornillos apretados uniformemente hace que la grasa se extienda suavemente en un círculo entre ambos, lo que no cubre la superficie completa de la CPU pero es más que suficiente para el uso convencional de un PC. Si quiere asegurarse por completo de que toda la CPU queda cubierta, se recomienda trazar dos líneas finas a lo largo de su superficie formando una «X»: de esta forma, lo cubrirá prácticamente todo. Este método suele provocar que se salga un poco de grasa, algo que no debe preocuparle, ya que la CPU y la placa base están seguras aunque se ensucian un poco. La forma más segura de aplicar correctamente grasa térmica es usar el método n.º 1 con una pequeña espátula de plástico para extenderla manualmente por toda la superficie de la CPU.

 


Sí, es posible que use demasiada grasa térmica: si lo hace, normalmente lo detectará de inmediato, ya que se sale por entre la CPU y el refrigerador al apretar los tornillos. Esto no es ningún problema con la grasa convencional, solo tiene que tomar un paño limpio antiestático o una toallita de papel y limpiarla. Emplear metal líquido es harina de otro costal: ¡en ese caso, es necesario limpiar la CPU a fondo! Si todo funciona a la perfección según lo previsto, no tendrá que renovar la grasa durante años, pero si cambia de CPU o de refrigerador también deberá aplicar nueva grasa térmica. Algunos refrigeradores de CPU, como nuestra serie Pure Rock, ya vienen preengrasados en su placa base. En ese caso, puede empezar a usarlos directamente sin necesidad de añadir nada. ¡Algo que no debe olvidar nunca —e insistimos en lo de NUNCA— es quitar la pegatina de plástico que hay en la placa base de los refrigeradores de CPU sin engrasar antes de instalarlos! ¡Si se olvida de hacerlo, la transferencia térmica desde la CPU al refrigerador será prácticamente inexistente, lo que dará lugar a una CPU muy caliente y, por tanto, sometida a un gran riesgo!